La decoración con luces LED se ha vuelto muy popular en los últimos tiempos, tanto en los hogares como en los espacios públicos. Gracias a ellos podemos cambiar un lugar por completo, renovarlo o crear efectos muy originales. Resultados que jamás hubiéramos imaginado hace tan sólo unos años. La mayor ventaja, aparte por supuesto de las cuestiones estéticas, es que se trata de un tipo de iluminación mucho más eficiente y respetuosa con el medio ambiente. Las luces LED para el hogar consumen un 80 % menos de energía, se encienden de manera instantánea, son más resistentes a los golpes y tienen una vida útil mucho más extensa que las bombillas incandescentes o fluorescentes. Con lo cual, no es extraño que su crecimiento sea imparable y que cada vez podamos verlas en más espacios.

En lo que respecta a cuestiones estéticas, los fabricantes de tubos LED ofrecen una gran variedad de colores diferentes, que van desde lo más cálidos a los más fríos. Aunque lo cierto es que las más populares son las blancas. Además, su pequeño tamaño hace que sean muy fáciles de esconder y de colocar y cambiar cuando es necesario, dando lugar a formas sorprendentes y originales. ¡Un universo lleno de posibilidades!

Escaleras

Podemos convertir nuestras escaleras es auténticas esculturas y en el centro de todas las miradas iluminándolas con luces LED. Podemos dar protagonismo a cada escalón o darle luz desde abajo para que los escalones se vean iluminados. Para ello, solamente tenemos que dejar un pequeño hueco en los laterales en el que instalar la tira de LED. Estas tiras miden muy poco de ancho, por lo que pueden adaptarse en cualquier parte, por ejemplo en la barandilla, para que la luz provenga de ahí. Además, con la ventaja de que al consumir tan poco podemos dejarlas como luz de ambiente todo el día.

Salones

El salón es otro lugar perfecto para instalar luces LED y crear una luz y ambiente especial mientras vemos la televisión, escuchamos música o disfrutamos de una cena romántica. Podemos utilizarlos para resaltar ciertos puntos en los que queremos que se genere la luz, de manera que podamos decidir si iluminamos los muebles o damos protagonismos a otros elementos decorativos, como por ejemplo un cuadro que nos guste. También podemos colocarlos en las baldas de las estanterías para convertirlas en el foco principal de la estancia.

Dormitorios

Una de las tendencias más populares para decorar el dormitorio con luces LED es ponerlas en el cabecero de la cama. Este tipo de luz es perfecta para propiciar el relax y favorecer el descanso que necesitamos tras un largo día. Otra opción muy atractiva es colocar las luces en las molduras del techo e iluminar la cama desde arriba. Podemos hacerlo en cualquier estancia, pero en el dormitorio queda especialmente bien. Tampoco debemos olvidar el armario o la zona del vestidor, ya que es una magnífica idea iluminarlo para localizar las cosas cuando las necesitamos.

Cocinas

En las cocinas las luces LED suelen situarse en la parte de arriba o de debajo de los muebles para darles luz indirecta. De esta forma, se consigue crear un ambiente muy cálido y agradable. Ideal para cocinas en las que pasamos mucho tiempo.

Baños

Las luces LED para el hogar también han conseguido revolucionar la decoración de los baños, a los que cada día se presta más atención. En esta estancia hay múltiples posibilidades, pero las más habituales son los espejos y las mamparas de ducha transparentes.

Pasillos

En la actualidad, los pasillos ya no son lo que eran. Los fabricantes de tubos LED han creado un producto muy versátil en forma de tira que, en este caso, nos permite dar protagonismo a los pasillos y una personalidad que jamás en toda la historia han tenido. A través de la colocación de luces LED podemos conseguir que los pasillos dejen de dar esa apariencia de tristeza y oscuridad. Con colocar algunos apliques o unas tiras de LED que den luz desde los laterales del techo es suficiente para darles vida.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *