En los últimos años las ciudades han empezado a ser cada vez más conscientes de la importancia de la eficiencia energética, del desarrollo sostenible, de la calidad de vida y de la gestión eficaz de los recursos naturales. En este sentido, una buena aplicación de las nuevas tecnologías se hace fundamental. Es lo que se conoce como iluminación inteligente, cuyo objetivo es gastar solamente la energía que se consume. Gracias a los focos LED de exterior, es posible mejorar el rendimiento de las instalaciones de una ciudad y ahorrar recursos tanto a medio como a largo plazo.

Utilizar un sistema de control inteligente ayuda a bajar la factura de la luz hasta un 80%, pues solamente se utilizaría cuando es necesaria. Lo cual es de vital importancia si pensamos que el alumbrado público representa un 20% del gasto de electricidad de una ciudad. Usar focos de LED exterior permite una iluminación de la misma calidad pero un 60% más barata.

Aunque muchas personas ya apuestan por este tipo de iluminación en sus viviendas, todavía no se ha generalizado como debería en los entornos urbanos. Una de las ciudades que más ha avanzado en este sentido es Segovia, que se convirtió en la primera de todas las Ciudades Patrimonio de la Humanidad en instalar alumbrado de LED. Y no sólo en sus calles, sino que además ha llevado a cabo un proyecto de planificación para instalarlos en sus monumentos y en los alrededores de estos, conjugando de esta manera la calidad de la iluminación con el ahorro de energía. Un plan que cubre todo el casco histórico, desde el Acueducto, a edificios de otras zonas históricas de Segovia.

Pero hay ciudades que incluso van más allá, como Málaga, con su proyecto Smartcity. La mayor iniciativa de ciudad ecoeficiente de toda Europa. Un plan cuyo objetivo es reducir las emisiones de CO2, mejorar la eficiencia energética y aumentar el consumo de las energías renovables. El proyecto, liderado por Endesa, ha conseguido reducir el consumo eléctrico en los últimos años en un 25%. Lo que refleja el potencial de este tipo de proyectos.

¿Qué ventajas trae el alumbrado de LED a las ciudades?

El alumbrado público es el alma de la ciudad. Gracias a él, la vida nocturna de los vecinos es más segura y confiable. Pero además, ayuda a dar vida a sus calles, evita accidentes y ofrece la posibilidad de disfrutar de la belleza de los edificios, de las calles y del cielo durante las horas de la madrugada. El problema es que, como ya hemos visto, su coste y su nivel de contaminación son muy elevados.

En cambio, las luces LED, que son más eficientes, contribuyen a mejorar la calidad de vida de los ciudadanos en todos los aspectos. Este tipo de iluminación es mucho más respetuosa con el medio ambiente y ofrece un tipo de luz más segura y más agradable. Pero veamos con más detalles cuáles son todas las ventajas del alumbrado urbano con LED.

• Mejora la experiencia nocturna de los vecinos.
• Es más respetuoso con el medio ambiente y son más eficientes energéticamente.
• Hace un mejor uso de la energía.
• La luz blanca no da lugar a deslumbramientos, lo que podría provocar accidentes de tráfico.
• Están diseñadas con el objetivo de conseguir que sean más sostenibles.
• No contiene mercurio, por lo que su impacto sobre el medio ambiente es mucho menor.
• Es posible medir y controlar su eficiencia, lo que supone un gran ahorro de energía y de dinero.
• Las bombillas pueden reciclarse.

En definitiva, las luces LED tienen muchas más ventajas que las luces incandescentes o fluorescentes que llevamos usando tanto tiempo. Con lo cual, son una excelente opción para transformar las ciudades en lugares más agradables y confiables a la hora de disfrutar de la vida nocturna. Esto significa que no solamente se ahorran recursos y se contamina menos, sino que además, la experiencia de los ciudadanos también es más positiva.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *